Los médicos piden que Asturias retire la ley que obliga a jubilarse a los 65 años

Los médicos piden que Asturias retire la ley que obliga a jubilarse a los 65 años

Varios profesionales retirados reclaman rectificar la norma vigente para así poder trabajar hasta los 70 siempre que «se quiera y se pueda»

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Ante la escasez de nuevos profesionales, nada mejor que conservar a los que acumulan años de experiencia para que el servicio público al ciudadano no se vea mermado. Ese es el sentir general entre muchos facultativos recientemente retirados ante los últimos movimientos de la Consejería de Sanidad para aumentar el umbral de jubilación de los médicos asturianos de los 65 a los 70 años. Una medida que, en la práctica, daría marcha atrás a la jubilación forzosa a los 65 que implantó el Gobierno regional en el año 2009 de la mano del entonces consejero de Sanidad Ramón Quirós.

«Desde luego es una medida razonable. Jubilar obligatoriamente a los 65 fue precipitado y solo enfocado a ahorrar dinero. El objetivo tiene que ir enfocado a flexibilizar la jubilación y realizar un relevo lento para aprovechar la experiencia, la ciencia y la paciencia que pueden transmitir estos profesionales», asegura Carmen Rodríguez, antigua presidenta del Colegio de Médicos de Asturias, que se jubiló recientemente a los 65 años. En su caso, aunque hubiese tenido la oportunidad, su intención era la de retirarse a la edad a la que lo hizo. Muchos de sus colegas profesionales, sin embargo, se vieron «muy perjudicados» por la jubilación forzosa. «Física y mentalmente había muchos que podían seguir», lamenta.

El antiguo responsable de Ginecología del Hospital de Cabueñes, José Solís, tuvo que dejar su puesto de trabajo a los 65 años. Se enteró a través de una carta remitida desde la consejería en la que le marcaban siete días para comenzar su jubilación. «A otros se la mandaron con menos antelación aún», añade. Además, apunta, adelantar la jubilación ha traído ahora «serias necesidades» de personal, especialmente acuciantes en anestesistas, pediatras, radiólogos y médicos de familia.

Consultas «saturadas»

Precisamente en la Pediatría desarrolló su carrera profesional Jovino Baizán. Él fue uno de los facultativos que pudo jubilarse a los 70 años, una medida que, según afirma, no vendría mal en la actualidad. «Se necesitan pediatras, solo hace falta pasarse por las consultas para ver que están saturadas», afirma. Por ello, ve positivo que se vuelva a plantear una mayor flexibilidad en la jubilación de los profesionales de la medicina. El problema de fondo, eso sí, seguirá existiendo. «Aquí hay demasiada plantilla de interinos. Muchos profesionales, además, van a otras comunidades autónomas a desarrollar su carrera. Hay que mantener aquí el talento», asegura.

Julián González Sarasúa también tuvo que jubilarse a los 65. Sin embargo, para el antiguo jefe de Cirugía Plástica del HUCA, lo ideal sería dar un margen adicional de cinco años para que los profesionales que así lo deseen sigan con su labor. «Se necesita un periodo de tiempo más elástico. En este sentido, la administración ha hecho muy malas previsiones olvidando a los colectivos profesionales. Lo estamos viendo ahora», opina.

Tres condiciones

El consejero de Sanidad Francisco del Busto, por su parte, negó ayer que la intención del Gobierno regional sea la de cambiar la ley vigente. Sin embargo, sí que contempla que los profesionales que así lo deseen aumenten su vida profesional hasta los setenta años siempre y cuando se den tres condiciones: voluntariedad por parte del profesional, que esa plaza sea necesaria y que no haya demandantes de empleo en esa especialidad.

Alejandro Braña, actual presidente del Colegio de Médicos, incidió en la postura «clara y precisa» de su colegio profesional a favor de alargar hasta los 70 años la fecha de jubilación «siempre que el médico así lo quiera».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *