La FADSP marca los problemas prioritarios de la Sanidad Pública que debe afrontar el Gobierno

— Madrid 23 Jul, 2018 –

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha enumerado los problemas prioritarios que debe afrontar el nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, ante la situación de la Sanidad Pública española que estuvo años “sometida por los gobiernos del Partido Popular (PP) a un intenso proceso de recortes, deterioro, desmantelamiento y privatización que produjo graves daños en el sistema sanitario”.

Marciano Sánchez Bayle

Como primero de los puntos destacados en la agenda del Ejecutivo central, esta Federación sitúa la “pérdida del carácter universal y accesible del sistema asistencial”. En este contexto, alude al Real Decreto-Ley (RDL) 16/2012 que suprimió el derecho a la atención de personas inmigrantes no regularizadas, jóvenes sin trabajo o amas de casa, e introdujo el copago farmacéutico para pensionistas y parados de larga evolución, lo que hizo que parte de estos colectivos no retiren los medicamentos prescritos por el personal facultativo.

A su vez, la FADSP apunta al incremento de las desigualdades sanitarias entre comunidades autónomas, clases sociales o lugar de residencia, que están “asociadas al Modelo de Financiación del sistema Sanitario, a la privatización y fraccionamiento del sistema, a la inexistencia de un Plan Integrado de Salud y a la inoperancia e irrelevancia el Consejo Interterritorial de Sanidad que debería coordinar todos los Servicios de Salud Autonómicos”.

Otros asuntos

En este listado de prioridades que según esta Federación debe afrontar el Gobierno, también figuran las listas de espera que asegura son “cada vez más grandes, ocultas y sin criterios de racionalidad o necesidad”, la marginación de la Atención Primaria y aumento del consumismo sanitario, persistencia de las privatizaciones y los instrumentos legales que la facilitan, penetración del sistema por lobbys y empresas privadas, en su mayor parte multinacionales, y un crecimiento “desproporcionado e irracional” del gasto farmacéutico.

Por otro lado, la FADSP recuerda al Ejecutivo Central la doble dedicación de parte del personal facultativo; la proliferación y uso intensivo e irracional de los recursos tecnológicos, ya que además, disparan el gasto sanitario, incrementan la iatrogenia y acaba empeorando la salud de la población”; la pérdida de calidad asistencial y desmotivación del personal sanitario; y la ausencia real de participación social en la planificación y control del sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.