El HUCA registra 120 casos de cáncer de hígado al año

El HUCA registra 120 casos de cáncer de hígado al año

Se estima que uno de cada tres pacientes con cirrosis desarrollará un carcinoma hepatocelular a lo largo de su vida

L. M. GIJÓN.

El carcinoma hepatocelular es responsable del 90% de los cánceres primarios de hígado. Es más frecuente en los hombres y a menudo se diagnostica a personas de cincuenta años o más, aunque también se dan casos en edades más tempranas. Es un tumor con una elevada incidencia y también con alta mortalidad: quince años después del diagnóstico, solo el 15% de los enfermos sigue con vida. Su origen está relacionado con un daño prolongado en el hígado que alcanza el máximo riesgo cuando el paciente desarrolla cirrosis.

En Asturias, la incidencia de este tipo de tumores malignos se sitúa en torno a 10,5 casos por 100.000 habitantes al año. El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) diagnostica unos 120 nuevos casos cada año. Eso, sin contar otros tumores hepáticos primarios mucho menos frecuentes como el colangicarcinoma. En el 90% de las ocasiones es un cáncer que se asienta en pacientes con cirrosis y, en estos casos, es la principal causa de muerte, más allá de la hemorragia por varices o las infecciones. Se estima que uno de cada tres pacientes con cirrosis desarrollará un carcinoma hepatocelular a lo largo de su vida.

A nivel mundial, el cáncer de hígado es el quinto tipo de tumor más frecuente, pero su incidencia ha aumentado en un 75% en los últimos 25 años y las previsiones apuntan a que en 2030 será la tercera causa global de muerte por cáncer en los países desarrollados, superando a otros más frecuentes como los de próstata, colon y mama.

Evitar el tabaco y el alcohol

Las causas más comunes de este tipo de cáncer son la infección crónica por los virus de la hepatitis B y C y por consumo de alcohol. Por ello, los expertos recomiendan evitar el tabaco y el alcohol, mantener un peso adecuado y una vida activa, asegurarse de estar vacunado contra la hepatitis B y, si se tiene infección por hepatitis C, tratarla adecuadamente. La diabetes, la obesidad, el tabaco y el alcohol son factores que aumentan la progresión de la enfermedad hepática.

El segundo factor para evitar el agravamiento de los procesos hepáticos es la detección temprana. De ahí la importancia de identificar la enfermedad hepática crónica silente desde los servicios de Atención Primaria para tratar de frenar así su evolución.

En Asturias, cuando se detecta uno de estos casos, los pacientes son derivados al HUCA para, si cumplen una serie de requisitos, incorporarlos a programas de cribado. Estos incluyen la realización de una ecografía cada seis meses con el fin de detectar tumores hepáticos en fase inicial asintomática, y poder aplicar así tratamientos con intención curativa y aumentar la supervivencia.

El grupo multidisciplinar de carcinoma hepatocelular del HUCA ha organizado una sesión de trabajo este jueves a la que asistirán 200 de los principales especialistas del país en el abordaje del carcinoma hepatocelular. La jornada servirá para poner en común las principales dificultades para el diagnóstico y manejo de esta enfermedad, los últimos avances en la investigación clínica y los nuevos tratamientos farmacéuticos y quirúrgicos. En el marco de este encuentro también se presentarán las nuevas guías europeas para el manejo de los tumores hepáticos.

Esta patología compleja requiere de la intervención de especialistas en radiodiagnóstico, patólogos, oncólogos médicos y radioterapeutas, profesionales de radiología vascular intervencionista y de ecografía intervencionista, hepatólogos, cirujanos, unidades de trabajo social, atención primaria y equipos de cuidados paliativos domiciliarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *