El 62 % de los usuarios creen que la sanidad pública ha empeorado

Las listas de espera y la fusión de centros preocupan a los 1.575 pacientes gijoneses encuestados por la federación vecinal

ÓSCAR PANDIELLO gijón.
Diario “El Comercio”

La sanidad pública en Gijón acumula años de deterioro. Esa es la percepción de los habitantes de la ciudad y de esta forma se pronunció ayer la Federación de Asociaciones de Vecinos de la zona urbana (FAV) tras completar un extenso estudio sustentado en 1.575 encuestas directas a pacientes y trabajadores en los centros de salud. Entre las muchas conclusiones que arroja el texto, la más evidente resulta de la pregunta ‘¿Crees que ha mejorado o empeorado la atención sanitaria en Gijón en los últimos años’. La respuesta de los pacientes es clara: el 62,3% cree que ha empeorado, el 28,8% opina que sigue igual y, finalmente, apenas el 8,9% sostiene que la situación en los centros de salud está mejorando. «Este trabajo nos aporta legitimidad para seguir con nuestras reivindicaciones en materia de sanidad. El movimiento vecinal se construye en los barrios, a pie de calle, y eso hemos hecho», destacó durante la presentación del texto Adrián Arias, presidente vecinal.

Uno de los detonantes de la encuesta fue la propuesta del Sespa de concentrar la atención continuada -la ofrecida entre las 15 y 20 horas- de once a cuatro centros. En este sentido, la opinión vecinal ha sido rotunda. Tres de cada cuatro consultados no quiere que la atención en horario de tarde se unifique en unos pocos centros. «La concentración no es del agrado de los pacientes ya que priman la cercanía de los centros por encima de todo, máxime si tenemos en cuenta el envejecimiento de la población», sostiene el informe. Este dato, a ojos de Arias, supone un toque de atención a la gerencia del área V, a la recriminó no mostrar ningún interés por el desarrollo y la presentación de la encuesta.

El consenso ciudadano también se ha dejado notar en las listas de espera, uno de los principales caballos de batalla del sistema sanitario. A la hora de acudir a una consulta de especialidad, el 69,30% de los encuestados consideran malo o muy malo el tiempo de espera. «No solo es el tiempo sino los cambios en la cita, las modificaciones de última hora o la mala comunicación. Muchos llegan a considerarse desesperados cuando tienen que esperar de nuevo después de haberlo hecho durante meses», apunta el informe. En cuanto a las listas de espera para citas de atención primaria, el resultado es más favorable. Dos de cada tres las ven normales, buenas o muy buenas.

La presentación del estudio tuvo lugar durante la mañana de ayer en el hotel Asturias. En ella estuvieron presentes varios grupos políticos, sindicales y más de una decena de representantes vecinales. Sin embargo, ningún integrante del gobierno local acudió al acto, «una mala noticia teniendo en cuenta la importancia de los resultados».

Una renovación en Perchera

Haciendo un repaso individualizado a los problemas de cada centro de salud, se puede comprobar que las diferencias entre unos y otros son notables. Así, La Calzada, El Coto y el Parque-Somió cuentan con la mejor valoración por parte de sus usuarios. La otra cara de la moneda la representan Montevil, Contrueces y Laviada, que suman la mayor parte de respuestas negativas en cuestiones como la masificación, la dotación de médicos o el estado de las infraestructuras. Mención especial merecen, respecto a este último punto, las instalaciones de Perchera. Es el centro peor valorado, con diferencia, en accesibilidad, equipamientos y servicios básicos. El 52% de los vecinos consideran los consideran malos o muy malos. En Laviada, por su parte, lo más acuciante es rehabilitar las paredes y eliminar las humedades presentes en el centro.

Dentro del repaso de la sanidad gijonesa, la FAV también ha querido detenerse en los hospitales. Los datos en este apartado, en opinión de Arias, han sido «sorprendentes». «Pensábamos que hasta hace no mucho Cabueñes era una referencia de eficacia y calidad para todos los gijoneses, pero esto se ha deteriorado notablemente», apunta. Así, un tercio de los usuarios del hospital de referencia consideran su situación buena o muy buena, algo que contrasta con el otro tercio que la considera mala o muy mala. Jove, sin embargo, ha mejorado su consideración con el paso de los años. Si bien es cierto que la muestra encuestada es notablemente inferior a la de Cabueñes (236 pacientes frente a 1.339), el hospital de la zona oeste aglutina casi el 70% de valoraciones buenas o muy buenas.

«Una noticia demoledora»

La escasez de médicos especialistas, asimismo, supondrá un problema más para la estructura sanitaria de la región. La mayoría de las bolsas de empleo están desiertas y, según parece, el verano se presenta complicado para el tratamiento de múltiples enfermedades. «Es una noticia demoledora. Se está formando a muchos jóvenes desde hace más de diez años y el sistema sanitario parece que no puede absorberlos», asevera Arias en este aspecto. Es, a su juicio, una situación «alarmante» que está obligando a estudiantes y profesionales a emigrar lejos de nuestras fronteras. «¿Por qué condenamos a estos jóvenes a marchar fuera? Todo esto nos parece un fraude y hay que actuar ya», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *