El 40% de los aspirantes a una plaza de médico de familia del Sespa son de fuera

El 40% de los aspirantes a una plaza de médico de familia del Sespa son de fuera

771 facultativos competirán por 124 vacantes en Primaria. Otros 87 lo harán por cinco plazas de pediatría

LAURA FONSECA GIJÓN.

El 40% de los médicos que competirán para hacerse con una de las 124 plazas que el Servicio de Salud del Principado convocará en Atención Primaria son de fuera. El Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) hizo público ayer el listado definitivo de admitidos para la Oferta Pública de Empleo (OPE) en la sanidad regional para la que aún no hay fecha de examen. De momento, se sabe que serán 174 las plazas totales para seis especialidades. Se trata de medicina de familia (124 vacantes), anestesia (20), radiodiagnóstico (11), traumatología (10), pediatría (5) y oftalmología (4).

El área que mayor demanda concentra y que más plazas pondrá a disposición es, precisamente, la de médico de familia. La Consejería de Sanidad ha querido iniciar el proceso por aquellas especialidades en las que más dificultades está teniendo para encontrar sustitutos. En total serán 1.142 los profesionales que se presentarán a esta primera fase de la OPE sanitaria asturiana, los cuales competirán por una de las 174 plazas que se ponen a disposición. El 42% de los aspirantes son de fuera de Asturias, según confirmó ayer el departamento de Sanidad.

En medicina de familia son 124 las plazas a ocupar y 771 los que se presentarán al examen. En pediatría hay apenas 5 plazas para 87 aspirantes y en anestesia son 20 vacantes para 118 opositores. En radiodiagnóstico, las plazas que salen a concurso son 11 y los que se presentarán al examen, 51 profesionales. En traumatología se convocan 10 plazas por las que concursarán 66 opositores y en oftalmología, el reparto es de 4 plazas para 49 competidores.

Oftalmología y anestesia son las ramas que más opositores de fuera concitan. En la primera superan el 60% y en la segunda se queda en el 58%.

Con esta OPE, Sanidad busca garantizar el relevo generacional y afrontar la falta de médicos, que se extiende ya en muchas especialidades. Sindicatos como el Simpa llevan años alertando sobre este problema. Se estima que en 2018, alrededor de 1.300 facultativos se jubilarán. El Sespa está pidiendo a muchos que retrasen unos años su retiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *